Guze Gola, en la interpretación del Grupo Gugu Huiini’



Natalia Cruz

La música tradicional binnizá tiene los colores metálicos de los alientos de las bandas; se teje con las notas caprichosas del requinto de un trío, o con el canto de las marimbas. A la lírica de nuestros grandes compositores, de antaño y contemporáneos, le han dado vida cantores de todo el mundo y nuestras propias voces, las de nuestras madres y padres desde la cuna.

Los sonidos de nuestra estirpe son una riquísima gama de colores que no debe pasar por alto una de sus raíces más importantes: aquellos sonidos que imitan de manera magistral la música que existe en la propia naturaleza, como los trinos de las aves.

Antiguas danzas como el Saa Benda (son del pescado), Saa Bigu (son de la tortuga), Saa Beedxe (son del tigre), Berelele (el alcaraván), Saa Telayú (son del amanecer), entre otros, han llegado hasta nuestros días y permanecen el gusto popular gracias a la memoria de los maestros piteros, que las van transmitiendo de manera empírica a las nuevas generaciones.

Ilustración de Miguel Covarrubias
Dichas danzas son representaciones de animales sagrados o guenda, para los binnizá; y a algunas de ellas las escuchamos actualmente en forma de son istmeño gracias a la adaptación que hicieron músicos como Atilano Morales o Andrés Gutiérrez Ndré Saa. Pero también representan los oficios tradicionales de nuestra gente, o momentos importantes de la vida cotidiana.

Esta música es ejecutada con tres instrumentos básicos: la flauta de carrizo, un tambor hecho de un tronco hueco forrado con cuero y el caparazón de tortuga percutido con cuernos de venado. A este ensamble se le conoce como Pitu Nisiaba o Muní, y es la forma más antigua que se conoce de los zapotecas de la planicie costera del Istmo de Tehuantepec para hacer música. Aún pervive, teniendo lugar en los momentos más sagrados de nuestras fiestas, como la labrada de cera de los cirios, las calendas, o las fiestas de lunes de los casamientos, cuando se festeja la virginidad de la esposa.

En esta ocasión Sonidos de la Nación Zapoteca, la fonoteca virtual del Comité Melendre, recomienda el tema Guze Gola’, una hermosa danza que honra a los viejos pescadores, en la interpretación del ensamble infantil de pitu nisiaba Gugu Huiini’; el cual pueden escuchar y descargar de manera gratuita, junto con los más de 280 archivos de música zapoteca con que se cuenta hasta el día de hoy.

Para conocer más sobre este proyecto, pueden entrar a www.facebook.com/SonidosdelaNacionZapoteca y a http://www.comitemelendre.blogspot.com. Ya saben: se vale descargar.

Para descargar el tema ingrese aquí: Guze Gola.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 7, Dom 09/Sep/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]